Research Subjects: Miscellaneous


Documento En El Que Se Habla De La Ocupación De Romangordo Por Los Franceses Y De Los Daños Ocasionados Por Ellos En Casas Y Fincas

Por: Pedro Prieto

 

Introducción

Origen del documento

El presente documento es fotocopia de las primeras páginas del “Libro de Becerro”[1] de la Iglesia Parroquial de Romangordo, provincia de Cáceres,  en cuyo territorio municipal  estaban construidos el Fuerte de Napoleón, el Fuerte de Ragusa y el paso de barcas sobre el Tajo, atacados y destruidos por el General Hill el día 19 de Mayo de 1812.

Naturaleza del documento

Es un certificado en el que un Notario del Tribunal Eclesiástico de Plasencia informa de la existencia de un expediente abierto a petición del párroco de Romangordo y en el que copia el auto que dicho Tribunal ha emitido en relación con ese expediente, garantizando que la copia del auto es fiel al original.

Motivo del documento

El Párroco de Romangordo administraba los bienes de una Capellanía,[2] consistentes en casas y fincas rústicas. Con el dinero obtenido debía cumplir unas obligaciones, pero los daños ocasionados por los franceses ocasionaron un descenso notable en sus ingresos. Por este motivo el Párroco de Romangordo pide al Tribunal Eclesiástico que modifique los estatutos de la Capellanía.

Personalidades del documento

Don Pedro Martínez de Masa: es el Fundador de la Capellanía  en la Parroquia de Romangordo.

Don Manuel Rosado Ribero: es el Cura Párroco de Romangordo en 1812.

Don Francisco Serrano Álvarez Rodríguez: es el Notario del Tribunal Eclesiástico de la ciudad y Obispado de Plasencia, que firma y sella el presente documento.

El Fiscal General Eclesiástico: No aparece su nombre en este documento. Él es el que ha elaborado el expediente  con todos los datos y el que los expuso ante el Tribunal.

Doctor Don Rafael Aznar: es el que preside el Tribunal en el que se estudia la cuestión planteada por el Cura Párroco de Romangordo. Don  Rafael Aznar dicta el auto, actuando en representación del Obispo, ya que entre sus diferentes cargos tiene el de Vicario General del Obispado. En el documento se le nombra también con el título o tratamiento de “su merced”. Él es el que firma el documento original del auto, aunque no éste, que es simplemete una copia certificada.

Don Lorenzo Igual de Soria: es el Obispo de Plasencia en 1812. No actúa personalmente en este proceso.

Partes del documento

En el documento se pueden distinguir tres partes:

En la primera parte se certifica la existencia de un expediente promovido a petición de Don Manuel Rosado Rivero y se hace en resumen del mismo.

La parte segunda es la más importante. Comienza al final de la primera página, en donde aparece la palabra “Auto” y termina en la tercera línea de la cuarta página. Contiene, íntegro, el auto emitido por el Tribunal Eclesiático del Obispado de Plasencia en relación con el expediente mencionado. El Auto contiene dos partes: en la primera se hace una narración de los hechos y en la segunda se incluyen las decisiones del Doctor Don Rafael Aznar, que preside el Tribunal, como Vicario del Obispo.

En la tercera y última parte del documento se certifica que el auto es una copia fiel del original y se declara que se hace dicha copia para cumplir una de las disposiciones del Auto, que ordena que una copia del mismo se guarde en el Libro Becerro1 de la Iglesia de Romangordo.

El papel del documento

El papel utilizado en el documento es un papel oficial, válido para la redacción de documentos públicos. En la parte superior izquierda de la primera y última página aparece el escudo de los Borbones, pero con un segundo collar, rodeando al Toisón de Oro. Enmarcando al escudo aparecen las palabras “Subdelegación de Plasencia”, lo que nos informa de que el papel procede de la oficina regional de un organismo estatal: es por lo tanto un papel del Estado, no de la Iglesia.

Transcripción del documento

Página 1

 



de Plasencia
Subdelegación

SELLO CUARTO
Cuarenta maravedís
Valga para el Reinado de Su Majestad el Señor Don Fernando Séptimo, y año de mil ochocientos y doce.


Francisco Serrano Álvarez Rodríguez, uno de los cuatro Notarios Mayores del número y asiento[3] de la Audiencia Episcopal, y Tribunal Eclesiástico de esta Ciudad de Plasencia y su obispado certifico,[4] doy fe y verdadero testimonio que en él y por ante mí se suscitó un expediente a instancia y pedimento de Don Manuel Rosado Ribero, Presbítero, Cura Teniente de la Iglesia Parroquial de la Villa de Romangordo, y como tal Poseedor y Capellán de la que en ella dotó y fundó Don Pedro Martínez de Masa, sobre que en atención a que las rentas de dicha Capellanía habían quedado reducidas a una corta cantidad con el motivo del destrozo de algunas fincas que habían destrozado los Franceses en el dilatado tiempo que habían ocupado aquel pueblo, y sus inmediatos, y las que habían quedado no podían disfrutarse ni arrendarse por el temor de ellos, ni cobrarse los censos, porque los que los pagaban han tenido que ausentarse de sus Pueblos, sin saber el paradero de ellos, se mandase suspender la dote de veinte ducados, que el Fundador mandó se diese cada dos años a una Doncella de su linaje, y se moderase la excesiva carga de Misas que cada año se celebran por la intención del Fundador, con otras cosas que más pormenor constan de dicho expediente con vista de lo expuesto por el Fiscal General Eclesiástico de este obispado a quien se mandó pasar[5] por el Señor Gobernador, Provisor y Vicario General de dicha Ciudad y su obispado, (y certifico que)[6] por ante mí se proveyó el auto del tenor siguiente.______________________

Auto[7]:

En la ciudad de Plasencia en veinte días del mes de Abril de mil ochocientos doce el Señor Doctor Don Rafael Aznar,[8] Presbítero, Abogado de los Reales Consejos, Gobernador, Provisor  y Vicario General  de Plasencia y su Obispado

Página 2

por el Ilustrísimo Señor Don Lorenzo Igual de Soria su Obispo, del Consejo de Su Majestad[9] y Señor de la Villa de Jaraicejo,[10] habiendo visto este expediente causado a instancia y pedimento de Don Manuel Rosado Ribero, Presbítero, Cura Teniente de la Iglesia Parroquial de la Villa de Romangordo, y como tal Poseedor de la Capellanía que en ella dotó y fundó el Licenciado Don Pedro Martínez de Masa sobre que en atención a las cortas rentas, a que ha quedado reducida dicha Capellanía con el motivo de haber destrozado los Enemigos sus fincas y propiedades en el dilatado tiempo, que han ocupado dicho Pueblo y sus inmediatos para tener expedito el paso de las barcas, que tienen puestas en el Tajo y Puente de Almaraz, se le exonere de pagar cada dos años la dote de veinte ducados a una Parienta del Fundador, y se modere en el modo y forma, que más convenga, la excesiva carga de Misas que en cada un año tiene la misma Capellanía; solicitando además de lo dicho que atento a que las dos Casas buenas, que tenía en dicha Villa de Romangordo las han destrozado los Enemigos como otras muchas: que la Capellanía no tiene rentas para reedificarlas, ni habrá quien compre los solares, por no haber otra cosa más de sobra en el Pueblo, cuyos Vecinos se hallan en la mayor desdicha y miseria, se le dé licencia para vender alguna madera y teja, si es que los Enemigos la dejan, e invertir su valor en Misas, y que todo sea visto, y se entienda desde el año de mil ochocientos nueve en adelante en que ha estado ocupado el Pueblo con inclusión de él[11] por los Enemigos con lo demás que del expediente consta, y ha expuesto el Fiscal General Eclesiástico de este obispado, con vista de él por ante mí el Notario dijo:  Que[12] teniendo en consideración su merced a la corta renta a que ha quedado reducida dicha Capellanía, la preferencia que tienen la Misas al pago de la dote de las Parientas, que debe entenderse después de cumplidas aquellas, y que por otra parte al Capellán debe quedarle estipendio anual por razón de congrua sustentación y obligaciones que como tal tiene, sin olvidarse su merced de la suma carestía jamás oída de todos los utensilios de primera y segunda necesidad_____________________________________________

Página 3

y la decencia que deben tener los Ministros del Altar usando de sus facultades, y de la jurisdicción ordinaria Eclesiástica que ejerce debía de mandar, y mandó que se cese en el pago de la dote de veinte ducados a la Parientas del Fundador, las cuales no tengan derecho alguno a pedirle ínterin y hasta tanto que no acrediten en este Tribunal que las fincas de la dotación de dicha Capellanía producen otra tanta renta como la que rendían cuando se fundó, y erigió: Y por lo tocante al cumplimiento de las Misas mandaba y mandó su merced que así el dicho Don Manuel Rosado Ribero actual Poseedor de la Capellanía como los que en adelante le sucedieren en ella sea visto cumplirla, diciendo, o mandando decir en cada un año las Misas rezadas,[13] que quepan en la renta libre, que deducidos los gastos, cultivos y demás precisos y ordinarios dejaren también en cada un año la Capellanía, por la limosna de once reales cada una Misa, que su merced señala al Capellán ínterin y hasta  tanto que otra providencia se diere por este Tribunal, quedándola[14] como la queda su merced en clase de distributiva,[15] y como tal se tomen las cuentas a los Poseedores en Santa Visita[16] con arreglo a esta providencia, que debe entenderse para,  en cuanto al recordado Don Manuel Rosado Ribero desde el año de mil ochocientos nueve inclusive, en que empezaron a padecer quiebra las Rentas de la Capellanía por la invasión de nuestros Enemigos; y le concedía y concedió su merced licencia para que si éstos dejasen alguna madera y teja la pueda vender, e invertir en Misas también rezadas por las intenciones del Fundador, y dicha limosna de once reales cada una; y lo mismo si por casualidad hubiese en algún tiempo quien quiera comprar alguno  de  los solares de las dos casas de la Capellanía destrozadas por los Enemigos, para cuya venta precedida tasación de peritos, también se da licencia, y autoriza su merced en debida forma de derecho al Capellán que fuere de ella, dejando su merced como deja en su fuerza y vigor las demás cláusulas de la Fundación en cuanto no se opongan a esta providencia, de la que mandó se dé por mí el presente Notario el correspondiente testimonio a fin de que se ponga la correspondiente nota en el Libro de Becerro de dicha Iglesia de Romangordo para que siempre conste: por  este  su  auto en la forma más  conveniente  a  derecho____________________________________________________

Página 4

 

de Plasencia
Subdelegación

SELLO CUARTO
Cuarenta maravedís
Valga para el Reinado de Su Majestad el Señor Don Fernando Séptimo, y año de mil ochocientos y doce.

 


así lo proveyó, y firmó su merced: de que yo el Notario doy fe. Doctor Don Rafael Aznar. Ante mí Francisco Serrano Álvarez Rodríguez.____________________________________________

Según que lo arriba relacionado más pormenor resulta del expediente de que se hace mención, y el auto a que inserto a la letra concuerda con su original, que queda en él,[17] y por ahora en mi poder y oficio, a que me remito, y de que doy fe, y cumpliendo con lo mandado para el resguardo del dicho Don Manuel Rosado Ribero actual Capellán y que se ponga por Notario o Escribano, que haga fe, la nota correspondiente en el libro Becerro de dicha Iglesia Parroquial de la Villa de Romangordo y que tanto él como los que le sucedieren en citada Capellanía lo hagan constar en Santa Visita, doy el presente en un pliego[18] del Sello cuarto mayor de a cuarenta maravedís[19] que firmo y signo en la Ciudad de Plasencia a veinte de Abril de mil ochocientos doce =

     ¿---? Renglones  = mando = vale  ___   ___   ___   ___   ___   ___   ___   ___   ___   ___  

 

En testimonio y     Verdad
Francisco Serrano
Álvarez Rodríguez

 



Notas:

[1] “Libro de Becerro” es el libro en el que un párroco consigna informaciones, consideradas de interés para sus sucesores.

[2] “Capellanía” es equivalente a una Fundación de carácter religioso.

[3] “del número y asiento”, dícese de los indivíduos de una corporación, en este caso del Tribunal Eclesiástico de Plasencia, que tiene un número limitado de plazas.

[4] Con el subrayado se señala el hilo conductor sintáctico del párrafo. Entre “paradero de ellos” y “se mandase” hay en el documento original un punto (.), que ha sido suprimido por ser sintácticamente incorrecto.

[5] “a quien se mandó pasar”: si se explicita el contexto sobreentendido, la frase quedaría así: “a quien se mandó pasar a la sala donde estaba el Tribunal”…

[6] (y certifico que): estas palabras no están en el original, pero son necesarias. Dos cosas son las que certifica el Notario eclesiástico en este párrafo: que se suscitó un expediente y que se dictó un auto.

[7] “Auto” se entiende en este documento como decisión de un tribunal.

[8] El subrayado que se inicia en “Don Rafael Aznar” y termina en “dijo” está marcando el hilo conductor de la estuctura sintática. “Don Rafael Aznar” es el sujeto gramatical del verbo “dijo”.

[9] El Obispo de Plasencia de 1812 era miembro del “Consejo de Su Majestad”, es decir, del Consejo del Rey Fernando VII, que había sido proclamado Rey de España en las Cortes de Cádiz celebradas el 19 de marzo de 1812, es decir un mes antes de la redacción de este documento. El Art. 179 de la Constitución aprobada ese día en Cádiz dice: “El Rey de las Españas es el Sr. D. Fernando VII de Borbón, que actualmente reina”. A pesar de las Cortes de Cádiz, Fernando VII seguía por esas fechas detenido en Francia y José Bonaparte, hermano de Napoleón, gobernaba en Madrid como Rey.

[10] “Señor de la Villa de Jaraicejo” era un título honorífico que tenían todos los Obispos de Plasencia.

[11] “con inclusión de él”, es decir, 1809 inclusive. El pronombre “él” se refiere al año 1809.

[12] Las palabras de Don Rafael Aznar, aunque aparecen después de dos puntos (:), están expresadas en estilo indirecto. Con el tratamiento “su merced”, que aparece repetidas veces de aquí en adelante, se está haciendo referencia a Don Rafael Aznar.

[13]  “Misas rezadas”: Misa sin ningún tipo de solemnidad. Se habla de “Misa rezada” como opuesto a “Misa cantada”. El estipendio o limosna de Misas rezadas era el más bajo.

[14] “quedándola como la queda”: el uso transitivo del verbo “quedar”, suplantando al verbo “dejar”, es un vicio de lenguaje muy extendido en Extremadura, también hoy.

[15] “en clase de distributiva”: Es un tecnicismo jurídico. Filósofos y juristas hablan de varias clases de justicia: justicia conmutativa, justicia distributiva… La justicia distributiva establece la proporción en que deben distribuirse beneficios y daños. Lo que se afirma con esta expresión es que los derechos y obligaciones de la Capellanía deben interpretarse a la luz de la justicia distributiva, lo que permite su modificación de acuerdo con las circunstancias.

[16] “Santa Visita”: es la visita que periódicamente hace el Obispo o un delegado suyo a cada una de las parroquias del Obispado.

[17]que queda en él”: El auto original queda guardado dentro del expediente. El pronombre “él” se refiere al expediente.

[18] “Pliego” es un papel de forma cuadrangular, doblado por el medio, equivalente aproximadamente a dos hojas de tamaño A4.

[19] El “maravedí” es una moneda española antigua y cuyo valor no siempre ha sido igual. La expresión “sello cuarto mayor de a 40 maravedís” indica la tasa o impuesto pagado al Estado, en este caso, representado por Fernando VII.

 

 

 

Placed on the Napoleon Series: June 2002

Miscellaneous Index ]



© Copyright 1995-2012, The Napoleon Series, All Rights Reserved.

Top | Home ]